.


 
ÍndiceRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 18-10-09.- Las Provincias: «Pobre sociedad valenciana, tan castigada, tan vilipendiada, y tan sumisa»

Ir abajo 
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: 18-10-09.- Las Provincias: «Pobre sociedad valenciana, tan castigada, tan vilipendiada, y tan sumisa»   19.10.09 16:17

http://www.lasprovincias.es/alicante/20091018/valenciana/pobre-sociedad-valenciana-castigada-20091018.html

JOSÉ MARÍA JIMÉNEZ DE LAIGLESIA
«Pobre sociedad valenciana, tan castigada, tan vilipendiada, y tan sumisa»
La clave de su vida, asegura, ha sido el enfrentamiento al poder, lo cual le ha acarreado numerosos disgustos
18.10.09 -

«Ahora no sabemos en qué clase de Estado estamos viviendo».-Repaso su biografía no oficial y parece que se caracteriza por la defensa de la sociedad civil.

-Es que la sociedad valenciana casi siempre ha estado ordenada por los poderes políticos. No tiene personalidad.
-Incluidos los empresarios.

-Cuando yo presidí la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) quise hacer de ella un núcleo importante de la opinión pública. Como los catalanes, aunque ahora los empresarios catalanes, con todo lo que está pasando en Cataluña, han perdido mucha autoridad. Hay que trabajar, proponer de forma razonada y con proyectos y exigir.

-Como el final de la carretera A-3 entre Madrid y Valencia.
-Ese fue el ejemplo más paradigmático. El proyecto del paso por Contreras se hizo por encargo de la CEV y al final ha sido el elegido, pese a que yo tuve que aguantar que un día Lerma (el presidente de la Generalitat) me llamara traidor.

- ¿Por qué le llamó Lerma traidor?
-Le envié el proyecto y ni me contestó. Entonces me fui a Toledo y Bono me recibió y le encantó. Me dijo: si consigues que Lerma esté de acuerdo, luchamos juntos. Pero seguí sin poder hablar con Lerma. Total, que llamé a LAS PROVINCIAS y publicamos una página entera. Lerma dijo que era una traición haber ido a ver a Bono sin su permiso..

-Pero el proyecto continuó.
-Con problemas. Narbona, que era secretaria de Estado de Obras Públicas, y que tenía tanta mala fe, se puso en contra pese al apoyo generalizado. Hasta que llegó Aznar no se hizo y gracias a Bono, que fue quien se lo indicó a Aznar: no lo dudéis, el proyecto de los empresarios valencianos es el mejor. ¿Dónde está eso? Lo exhumaron y en un mes se resolvió el problema. Que conste que yo ya no estaba en la CEV. Eso sí, las medallas fueron para los políticos.

-Usted estuvo ocho años presidiendo la CEV.
-Los siete primeros fueron muy bonitos

-¿Y el octavo?
-El malestar empezó con el pacto del pollo.

-Hemos llegado al pacto del pollo.
-Estábamos pasando una temporada muy mala en España viendo cómo primero Gonzálz y después Aznar mendigaban a CiU. Aquí había ganado el PP, pero necesitaba los votos de UV y me temí que UV le exigiera diezmos y primicias al PP. Zaplana también nos pidió a Federico Félix (de ahí lo del pacto del pollo, porque Félix se dedica a los pollos) y a mí que ayudáramos a la estabilidad. Y entonces nos reunimos Lizondo y Filiberto Crespo; Zaplana y no sé si Olivas, Félix y yo, en el despacho de Félix, en Isabel la Católica. Por cierto, Zaplana acudió con un periodista, marido de otra periodista.

-Creía que la reunión se había efectuado en la famosa barraca de Félix.
-En la barraca de Federico han ocurrido anécdotas preciosas. Reuniones con Broseta, con Tomás y Valiente, con Tuzón, buscando soluciones para el Valencia. Esto entra dentro de esa política que me gustaba tanto: involucrar a la sociedad valenciana. En la barraca, en el 91, hubo otra reunión importante y discreta, pero para otra cuestión.

-Adelante, adelante.
-Fue una historia bonita. Nos reunimos Félix, Broseta y yo. A Broseta, que ha sido uno de los grandes valencianos del siglo XX, le había propuesto el PP ser candidato a la alcaldía de Valencia, pero las encuestas daban que Lizondo iba a sacar más votos y Broseta sólo quería ir de alcalde. Nos pidió que sondeásemos a Vicente si éste estaba dispuesto a votar a Broseta aunque sacara menos concejales.

-Imagino qué dijo Lizondo.
- "Me están insultando por todas partes, me han pinchado las ruedas del coche, ¿y queréis que si saco más votos o no sea alcalde? Turururú". Broseta no se presentó.

-En su lugar fue una tal Rita Barberá.
-Barberá arrasó en la campaña y tuvo más votos que Lizondo. Ha sido y es una alcaldesa impresionante.

-Volvamos al pacto del pollo. ¿Fueron muchas las reuniones?
-Sólo una, aunque costó convencer a Lizondo. Dudaba si sería más fuerte fuera del Gobierno que dentro del Gobierno.

-Y se metió dentro.
-UV se perjudicó tanto por ese pacto como por la habilidad que tenía Zaplana para perjudicarla. Para Valencia fue bueno, pero no lo fue ni para Lizondo ni para UV y a la larga se perdió una voz valenciana. Hoy, en el Congreso, lo valenciano no se oye; quizás sea porque tengo más sordera, pero no oigo nada. Y o nos defendemos o no hay nada que hacer: pobre sociedad tan castigada, tan vilipendiada y tan sumisa. Otra cosa es la necesidad que hay de emprender reformas estructurales en España, que empiezan por el territorio. ¿Qué todos somos federales? A lo mejor es bueno. ¿Que no lo somos? Que lo digan. Ahora no sabemos en qué Estado estamos viviendo.

-Volvamos, si le parece, a su octavo año de presidencia de la CEV.
-El Tribunal de Cuentas descubrió en la CEV irregularidades en los cursos de Formación Social, y yo, haciendo el ridículo a cuatro manos, lo negaba todo. Y además, el Gobierno valenciano recién creado con mi ayuda empezó a inmiscuirse. Un día me enteré de que en la CEV estaba trabajando la señora de un conseller sin que yo lo supiese; otro, de que hay funcionarios espías; otro, de que el presidente del Consell se reúne con el secretario sin contar conmigo.

-Ahí empezó su enfrentamiento con Zaplana.
-Hubo más. Aparecieron leyes tan catastróficas como la de cajas de ahorro. La privatización de la banca pública había ido de maravilla, y aquí, en lugar de privatizar las Cajas, se pusieron en manos de políticos y estos designaron a sus amigos para dirigirlas. ¡Me pillé un cabreo! Cuando en la Feria nos impuso a un director general non grato para el empresariado, declaré en una entrevista que no me gustaba el intervencionismo del Consell. ¿Qué has dicho? Menuda campaña hubo contra mí, impulsada desde la Generalitat. Que gastaba mucho, que el coche oficial lo usaba mi mujer. Decidí cerrar la etapa. Se había cumplido aquello que decía: cuerpo a tierra que vienen los nuestros.

-Vamos con la Asociación Valenciana de Empresarios.
-AVE se creó en 1982 con seis o siete personas, en una cena. Navarro, Lladró, Espinosa, imagino que Genovés, y puede que alguno más. Queríamos hacer un lobby y uno de los objetivos era poner a gente nuestra al frente de las instituciones, como a Simó en la Cámara empresarial; de hecho yo entré en la CEV de la mano de AVE, no lo oculto. Más tarde, en otra cena en El Angel Azul, en Conde de Altea, elegimos presidente a Félix y fue lo mejor que pudo ocurrir. Hizo una labor impresionante. Por ejemplo para integrar a todos: de Castellón vinieron Benavent, Batalla. Y de Alicante, Vicente Sala, con Peláez. Ahora parece que falla un poco la adhesión de Alicante.

-¿Por alguna razón en especial?
-Consideran los alicantinos, que AVE no ha defendido lo suficiente el trasvase del Ebro, cosa que no es cierta. Y ya digo que lo que mueve más pasiones hoy en día es el territorio; lo que no se discute por ideología se discute por el territorio.

-¿Está quejándose del funcionamiento actual de AVE?
-No. Lo que pasa es que ha cambiado el sistema. AVE se dedica a realizar profundos estudios, pero quizás le falte garra a la hora de reivindicar. En eso, Federico era único y ahí está el ejemplo del Tren de Alta Velocidad, y Paco (Francisco Pons, el actual presidente) es más estudioso. Federico pragmático y Paco profundo, sin que se ofendan ni el uno ni el otro.

-¿Y de la CEV actual?
-González es un gran presidente, muy serio muy válido. Si hace falta dará la cara.

-¿No son demasiadas organizaciones empresariales?
-Cuantas más voces empresariales, pues mucho mejor. En el empresariado valenciano el ejército es CIERVAL y el estado mayor debiera ser AVE.

-Tendremos que hablar de la crisis.
-No se está tomando ninguna medida estructural mientras se desangra el becerro de oro. Lo único que hacemos es legislar para los parados. El Gobierno como gestor lo hace fatal, aunque como estratega político tiene las ideas muy claras de por dónde hay que ir para ganar las próximas elecciones. Con el temor que tiene de que este invierno la gente salga a la calle ya está buscando un chivo expiatorio y lo ha encontrado en la CEOE. Y es muy grave.

-¿Por qué lo ve tan grave?
-Decirle a un país con cuatro millones de parados que el empresario tiene la culpa es ser suicida en el terreno económico y políticamente es una canallada. Mi memoria histórica es la propia y no necesito que nadie me la cuente: a mi padre lo metieron en la cárcel por ser empresario. Si los empresarios no dan empleo, ¿quien lo da? ¿El Estado?

-¿Lo veo muy pesimista?
-No estoy acostumbrado en que España vayamos hacia abajo. Sé que a la larga unas veces lo arregla un milagro de San Vicente Ferrer y otras un milagro de de la Purísima Concepción, pero lo vamos a pasar mal. Y no quería entrar, pero lo voy a hacer, en la corrupción.

-Entre, entre
-No hablo de uno ni de otros, ni de ahora. Esto comenzó en los ochenta, con lo de Craxi y lo del alemán aquel del Flick y Flock. Desde entonces no hemos parado. Cambiaron la subasta y el concurso por los méritos; crearon las sociedades anónimas públicas, que son competencia desleal y sin riesgos; marginaron las figuras del interventor, del secretario y del depositario municipales y ahora deciden los concejales, se designa a dedo, y vienen las corrupciones urbanísticas y las de todo tipo.

-Pero de ser cierto habría denuncias.
-La gente no denuncia estas cosas, al igual que yo tampoco lo haría si fuera contratista, pero como no lo soy. Como ahora solo soy un anciano provecto.

-Tampoco hemos dicho nada de la Real Academia de Cultura Valenciana.
-La RACV es la institución valenciana de cultura más importante. No existe ni una sola agrupación cultural valenciana cuyos miembros se elijan por insaculación y sin intervención ajena.

-Ha pasado por muchos avatares.
-Y los sigue pasando, pero es un prestigio para Valencia que no tiene el reconocimiento oficial que debería tener. Incluso los políticos de hoy no le dan de lado, pero tampoco le dan de cara. Y eso que la RACV se ha nutrido con personajes muy importantes, como Badía, Primo Yúfera o Xavier Casp, que al final hizo alguna cosa que no nos gustaba.

-Se refiere usted a su entrada en la Acadèmia Valenciana de la Llengua.
-Es que la AVL ha sido un engendro para destrozar la cultura valenciana. A Zaplana le vino muy bien para su carrera política pactar con Pujol lo de la AVL.
Volver arriba Ir abajo
 
18-10-09.- Las Provincias: «Pobre sociedad valenciana, tan castigada, tan vilipendiada, y tan sumisa»
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Pobre Cuba
» El pobre Paul muere, en medio de su fama..
» Sobre la vaca matilda y sus cretinadas..pobre tipa...
» SAN ISIDRO: SE INAUGURÓ EL SALÓN DE PINTURA DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA.
» "Parte de la sociedad Inglesa esta enferma"

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
. :: Articuls de Prensa recomanats per JNUV.-
Cambiar a: